23 de may. de 2012

El polvo dorado


Tal vez, como cuento las cosas que cuento, tengáis la idea equivocada de que carezco total y absolutamente de glamour. Y nada más lejos de la realidad. Como buena representante de mi sexo, siento el poder de abducción cuando paso ante los escaparates de una tienda de maquillaje. Además, últimamente, estoy haciendo un máster en cosmética con mi vecina. Mi vecina es la vecina soñada de toda fémina que se precie. No sólo es una tía genial, divertida y con cabeza, sino que trabaja en el mundo de la belleza femenina y me regala muestras gratis. 
El otro día, para mi cena de despedida de la residencia, le pedí que me maquillara:
- Pero...¿qué te has puesto? - me pregunta, mirando mi antiojeras como miraría la Reina de Inglaterra al Pozí.
- Antiojeras - respondo, con un hilillo de voz - Es que no salgo de casa sin él - Marilyn se sentía desnuda sin su Chanel nº 5. Yo, sin mi antiojeras. Faltaría más. 
- ¿Y qué antiojeras usas? 
- Ejem...estooo...el de Mercadona - confieso. Glamour, sí, pero sueldo de residente.
- ¡Cielos! - dice, llevándose las manos a la cabeza. Luego, rebusca en una bolsita y saca una muestra de antiojeras de Dior - Toma - me dice, como la que pone en vereda a una alumna díscola - ¿Te exfolias alguna vez?
¿Exfoliar? ¿Qué es eso? Recuerdo vagamente que, en la estantería del baño, entre la crema anticelulítica que mi madre me regaló cuando cumplí los 30 (y que debe estar más caducada que yo) y el serum labial que no he usado jamás en mi vida, debe haber algún bote de exfoliante.
- Ummm...no...no demasiado - respondo.
- Toma - de la bolsita saca una muestra de exfoliante de Dior y me lo da. La bolsita de marras parece el bolso de Mary Poppins. 
Cuando ya estoy impecable, a punto para salir, me da también un frasco similar al de los perfumes antiguos.
- Y esto, para un día especial: son polvos dorados y perfumados para el cuerpo.
Vamos, el colmo del glamour. Quien tiene una vecina así, tiene un tesoro.
Reconozco que el frasquito ha estado deambulando unos días por la mesa de mi despacho mientras yo me adaptaba a la etapa de re-adjunta. Hasta que hoy,al mismo tiempo que repasaba unos protocolos de anestesia, lo cogí jugueteando. Apreté varias veces la pera, pero no salió nada. De pronto, me di cuenta de que tenía un taponcito de seguridad. Y dije una de esas frases famosas que anteceden al caos:
- A ver si va a ser por esto.
Una nube de polvo dorado salió disparada del frasco asesino hacia mi cara, bañándome no sólo a mí, sino mis apuntes, la mesa, el teclado del ordenador, los bolis...Parecía como si a Campanilla le hubiera dado un ataque epiléptico en mi escritorio.
- Aaaaaaahhhh - chillo - No veooooo.
Susanita llega corriendo y me contempla, asombrada de que su madre haya mutado en burbuja de Freixenet.
- Halaaaaaa, mamá, estás toda dorada - los niños siempre dicen la verdad, así que corro a mirarme en el espejo del baño. Y vuelvo a chillar. Parezco el clon de C3PO. Tengo el pelo dorado, la cara dorada. el cuello y los brazos dorados. Y la ropa dorada. 
Me he duchado, pero sigo brillando en la oscuridad como si fuera un gusiluz. Definitivamente, mañana voy a ser la anestesista con más glamour del quirófano. 


27 comentarios:

  1. jajajajajajajajajaajjaajjajajajajajaja
    Aún me estoy riendo con tu historia Jomeini!!! =) [pero me río contigo, no de ti eh?] Lo que habría dado por tener un agujerito y ver la situación. Eso sí, mucho glamour.
    Muchas gracias por hacer que me duela la tripa de tanto reírme. Dolores así son los que nos hacen falta, mientras sea de estos no me quejo ;)

    ResponderEliminar
  2. No me he podido contener la risa con lo de Campanilla teniendo un ataque epiléptico en la mesa de tu despacho XDDDDDDDDDDD

    Ay, que a ver si ahora que has pasado de anestesioblasta a anestesiocito maduro va a haber que cambiarte el alias por Dra. Burbujita-Freixenet o Dra. Penélope Glamour XDDDDD

    ResponderEliminar
  3. Una foto tuya de burbuja Freixenet hubiera sido mucho más ilustrativa que la de la botellita :D :D

    Aquellos polvos trajeron estos lodos... :D

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajajjaja XD
    Mujer, con suerte un paciente te ve medio dormido y se cree que eres un ángel :-P

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, procura que no te vea tu vecina en un par de días

    ResponderEliminar
  6. No he podido adjuntar una foto mía, básicamente porque, en el momento de convertirme en la prima del Oscar, no veía un pijo. Y encima el móvil se me habría quedado dorado también.
    Pero, por lo menos, os he arrancado una sonrisa...

    ResponderEliminar
  7. Nada , mañana un buen restregón con estropajo por todo el cuerpo, gafas negras grandes, sombrero, bufanda... Todo, menos aparecer con brillos dorados, que eso quita seriedad a una recién estrenada adjunta.
    PD: ¿Y tú no me ibas a llamar esta noche?

    ResponderEliminar
  8. Jajaja la respuesta de jomeini a su madre es lo mejor de todo

    ResponderEliminar
  9. Jajajajaja...ay qué me duele todo de reír...jajajajajaja...

    ResponderEliminar
  10. Igual te contratan para el anuncio de Navidad en algo así como quirófanos dorados :)))

    ResponderEliminar
  11. Gracias por regalarnos estas historias cotidianas. Un abrazo a las dos vecinas.

    ResponderEliminar
  12. voy a mudarme a tu escalera...

    vaya par de vecinas, solo necesitais la friki del ganchillo :-O

    que pases un buen día campanilla glamurosa

    ResponderEliminar
  13. jajajajajajjaa que bueno Jomeini!!!! oye, y ese antiojeras es bueno? porque yo llevo cienes de euritos gastados en el del carreflus y ya no necesito bolsas, tengo las de los ojos!

    ResponderEliminar
  14. Jaaaajajajaja! Ni sabía que existían estas cosas!

    ResponderEliminar
  15. Antes muerta que sencilla. Imagina la cara del paciente antes de dormirlo: ¿qué es esto? ¿mi anestesista es Blancanieves? jajaja

    ResponderEliminar
  16. Jajajajaja, lo que me he reido, como te entiendo, yo desde que soy madre estoy tan fuera de esto de la estética que me suena todo a chino. Tambien le doy a la marca Mercadona, barato y según hago la compra cojo lo que sea

    ResponderEliminar
  17. jajajajajajajaja tremenda. "Flus flus", cariño, sólo he hecho "flus flus".

    (obviamente mi ¡¡¡¡tetafuera!!! cual Afrodita de MazingerZ fue estupendamente y, como estaba previsto, me quedé torrada nada más ver a mi antisistista)

    ResponderEliminar
  18. jajajajajajajajaja ¡desde luego, glamurosa sea donde sea!

    ResponderEliminar
  19. Gracias por esta auténtica carcajada en un día con tantas lágrimas como hoy.

    MartaMZ

    ResponderEliminar
  20. ¿Pero huele o no huele bien?

    P.D. en camita leyendo tu blog, mi marido a mi vera con los cascos puestos viendo una peli en su ordenador, me he reído con tu post y me ha mirado como diciendo "esta es tonta", pues lo seré, pero lo que me he podido reír.

    Y digo yo, como se hace una colada con ropa llena de brillantina....

    ResponderEliminar
  21. Huele de maravilla. Y sale con un sólo lavado. Eso sí, la del teclado del ordenador sí que ha sido jodida de quitar...

    ResponderEliminar
  22. Admiro tu valor. Yo jamás contaría en mi blog el dolor indescriptible del día que confundí el desodorante en spray con la laca de pelo.

    ResponderEliminar
  23. Jajajaja, qué grande. Si es que la que es brillante, es brillante.
    Mil gracias por estos ratos.

    ResponderEliminar
  24. Jajajajajajajajajaja,¡ cómo me he reído a carcajadas. Imposible sonreír solamente!.Tuve que hacer verdaderos esfuerzos para acabar de leerlo, doctora. Sobre todo, imaginándome la escena y la cara de tu hija.
    El polvo dorado no sólo te dejó envuelta, cegada y glamurosa sino que te agudizó, aún más, el ingenio y la gracia. Enhorabuena, re-adjunta.

    ResponderEliminar
  25. Caunto me he reido. Muy bueno Jomeini. jajaja

    ResponderEliminar
  26. Brillante, jomeini.
    Brillante.
    Felicidades por tu recien estrenado estado de anestiocito.
    Un abrazo,
    auxi

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...